Reaviva el blanco

Lavado tras lavado, las prendas blancas se van volviendo grises a causa de las impurezas, la suciedad y los residuos del agua que durante el lavado se depositan en las fibras de las prendas y les hacen perder su brillo. ¡La prueba está en la toallita!