Micolor

 
Los tres puntos clave para lavar tu ropa interior
Es momento de hablar de nuestra ropa interior y lencería, incluyendo sujetadores sin aros, encajes delicados o tejidos como la seda y el satén.
 
 
Si alguna vez has mezclado tu ropa interior y lencería con el resto de la colada, hay muchas posibilidades de que te hayas arrepentido -tirantes dados, encaje estropeado y decoloración son las consecuencias más extremas de ignorar las reglas de oro del lavado de tu ropa interior. Desafortunadamente, no existen trucos rápidos para lavar correctamente tu ropa íntima, pero te revelamos las tres reglas de oro para que consigas mejores resultados.
 

Regla 1: El remojo es clave

Si eres el tipo de persona que siempre ve el vaso medio lleno, quizás consideres que tener la ropa en remojo es una solución rápida. La ventaja de dejar en remojo tus prendas íntimas, es que una vez llenes tu fregadero o bañera con suficiente agua combinada con detergente especial, solo necesitarás cinco minutos de trabajo práctico real.

Para la seda o tejidos delicados de satén y encaje, nuestra recomendación es Micolor Colores Vivos. No solo protegerá las fibras delicadas, sino que también conseguirás que luzcan bien, oliendo a fresco y limpio. Dependiendo de cuánto necesites lavar, tendrás que calcular la cantidad de Micolor a usar. Estos son algunos de los pasos que puedes seguir cuando laves tu ropa interior:

Paso 1
Llena tu fregadero o bañera con suficiente agua caliente para sumergir completamente tus prendas. Añade tu Micolor según la cantidad y deja que las prendas se remojen.

Paso 2
Lava tus prendas delicadas casi sin frotar. Frota suavemente solo aquellas zonas donde puede haber manchas o suciedad, particularmente las partes que tocan tu cuerpo.

Paso 3
Vacía el agua y vuelve a llenar el fregadero con agua caliente. Este paso hará que la prenda desprenda todos los restos de detergente que puedan quedar. Tras cinco minutos, escurre tus prendas cuidadosamente. Lo más importante es que no estires. Esto podría distorsionar su forma y causar bultos en tus sujetadores. En su lugar, colócalos sobre una toalla limpia y seca, enróllalos y luego presiona suavemente para que absorba el agua restante.

Paso 4
Puede que ya conozcas este último paso, pero para asegurarnos, recuerda secar siempre al aire libre tu ropa interior. Si usas la secadora, solo conseguirás que tu ropa se estire, decolore y, por lo tanto, se estropee en poco tiempo.

Regla 2: Usa siempre una bolsa para coladas

Si ves que no tienes tiempo para lavar tu ropa interior a mano, la lavadora también es una opción. Manteniendo ciertas precauciones puedes conseguir grandes resultados sin esfuerzos. Primero de todo necesitarás una bolsa para coladas, para poder separar tus sujetadores y evitar así que se enreden.

Además, asegúrate de enganchar las partes de atrás de tus sujetadores para evitar que los metales choquen contra el resto de tejidos delicados como la seda, el satén o sobre todo el encaje. Una vez tengas la ropa interior separada en la bolsa, lávala en un ciclo de ropa delicada en agua fría junto con Micolor Colores Vivos. Y, una vez terminado, vuelve a colocar el relleno de tus sujetadores para que estos no pierdan forma.
 

 

Regla 3: Color por color

Lo último que quieres para tus queridas prendas íntimas es que tu sujetador negro manche tu set de conjuntos nude. Por lo tanto, siempre lava los blancos con blancos o colores con colores similares y oscuros con oscuros. Esta regla se mantiene para todas tus coladas. En caso de que no tengas tiempo, una solución es usar Micolor Adios al separar, el cual te permite mezclar colores evitando transferencias entre las prendas. Para tus prendas más oscuras puedes usar Micolor Oscuros Intensos. Ambos detergentes han sido especialmente diseñados para el cuidado de tu ropa interior manteniendo todo su color y forma original.